Psicología Raquel Parra

[wp_megamenu menu="8"]

Amo a las personas con las que trabajo

Es una verdadera fortuna amar a las personas con las que trabajas.

Mis clientas y alumnas despiertan en mi muchísimo cariño y una profunda admiración.

Hablo en femenino porque la mayoría son mujeres pero también trabajo con hombres y tengo que decirte que la experiencia es completamente satisfactoria.

Dar el paso definitivo e iniciar un proceso de psicoterapia en ocasiones, conlleva ciertas resistencias y requiere mucha valentía, honestidad y querer realmente adueñarte de tu vida y dejar de buscar excusas.

Tengo 45 años, soy mami sin tiempo de dos criaturas y trabajo principalmente online.

Mi sello es y será la cercanía, humanidad y mostrarme natural contándte historias, anécdotas y compartiendo un trocito de mí contigo.

¿Por qué?

Pues ni más ni menos que porque siempre soñé con tener mi pequeño negocio.

Y yo, quiero combinar lo moderno y alucinante de las nuevas tecnologías con el trato cercano y amable de los pequeños comercios de toda la vida.

Detrás de las publis hay una persona de carne y hueso, como tú.

¡Me encanta mi trabajo!

Cuando diseño un nuevo curso, grupo o Reto lo hago pensando en tí.

Si ya me sigues desde hace un tiempo, sabes que soy una curranta nata y que no paro nunca de investigar, formarme, actualizarme para ofrecerte siempre lo mejor.

Adoro un marco de trabajo bien definido y las buenas prácticas.

¿Por qué?

Por el gusto en sí de hacer las cosas bien hechas, bonitas, con todo mi mimo y detalle y porque sin duda alguna, te lo mereces!

-Por responsabilizarte y con tu humildad y amor buscar qué y cómo alinearte para conseguir tus objetivos.

-Por no rendirte, por conservar, a pesar de todo, tu esencia, tu curiosidad y nunca nunca dejar de soñar y de intentarlo.

Por eso, entre otras cosas, te respeto, te admiro y me dejo la piel para acompañarte, sostenerte e impulsarte a que resuelvas y consigas tu misión.

Feliz y agradecida siempre por tu confianza.

Mi trabajo no acaba cuando te marchas…

Mi trabajo consiste también en respetar los tempos, esperar y, sobre todo creer y confiar en tí.

Un abrazo,

Raquel.

Deja un comentario

Ir arriba