Psicología Raquel Parra

[wp_megamenu menu="8"]

La línea de la vida

Cosas sobre mí que a lo mejor no sabes, que quizás te sorprendan.

Si por unos instantes, dejo de pensar y dirijo toda mi atención hacia mi cuerpo y noto cómo están apoyados mis pies descalzos en el suelo…

…Giro mi cuello, cabeza y tronco hasta la cintura manteniendo mis caderas, piernas y pies hacia delante y miro para atrás el camino recorrido, la experiencia me revela que no siempre sentí el suelo firme.

A pesar de la inseguridad, algo me susurraba a dar el siguiente paso.

Si giro la cintura y vuelvo a mi posición mirando en esta ocasión hacia delante, respiro y siento que esta segunda etapa quiero vivirla de otra manera: sin correr, consciente y feliz.

Contemplo mi cuerpo, su movimiento, postura y cómo se refleja en él la memoria de las experiencias pasadas.

No me eligieron a mí.

Observar los hechos me dice también  que en otros momentos de mi vida, me han elegido a mí, por mis conocimientos,  por mis chistes y refranes, por mí, sencillamente por mí.

Es impactante darse una cuenta que la guerra terminó y que siguen mis puños apretados sin ser ya necesario.

Emocionante y revelador que ese algo en mi interior que me alentaba a dar el siguiente paso y el siguiente, era YO misma.

Ese impulso invisible y tan grande a la vez había estado todo el tiempo conmigo acompañándome en cada paso.

Por eso, esta segunda parte del camino, elijo caminar despacio y sonriendo pues al ver cómo he llegado hasta aquí, creo en mí por encima de cualquier circunstancia.

¿Te ha apetecido realizar alguna vez un ejercicio parecido? ¿Te ha resultado curioso?

¿Cómo te has sentido? ¿Te ha resonado o emocionado algún fragmento en especial?

Dibuja tu línea de la vida y escribe junto a aquellos acontecimientos relevantes, el nombre de aquellas personas más significativas para ti.

Deseo de todo corazón que te inspire…

¡Voy a estar feliz de leerte!  

 

Deja un comentario

Ir arriba