Psicología Raquel Parra

[wp_megamenu menu="8"]

Pregunta primaria

¿Por qué  muchas veces no terminan de cuajar y funcionar nuestros buenos propósitos en seguir -por ejemplo- una rutina de ejercicio y deporte, implementar hábitos saludables o una meta que nos propongamos?

¿Qué no estamos contemplando o teniendo en cuenta que hace que una y otra vez cada “septiembre” o Nochevieja lo volvamos a intentar con toda la ilusión?

¿Qué se nos está escapando?

¿Te gustaría conocer las claves para conseguir lo que tú quieras o si lo has iniciado ya con tus propios recursos, mejorar y mantenerlo en el tiempo?

Antes de empezar, te aconsejo diseñar un plan de acción. Te dejo enlace a un post que publiqué hace tiempo pero que sigue vigente. Sigo viéndolo igual. Te facilitará ponerte en marcha.

Una de las cosas importantes que tenemos que tener en cuenta antes de empezar es que nuestra meta u objetivo, aquello que nos propongamos sea realista y coherente en la situación actual. Si hay cosas que no cumplen estos dos principios básicos, escríbelas en tu libreta para otro momento. No abandones tus sueños, se trata de ir dando un paso, luego otro,…

La situación actual no es la de hace unos años ni tan sólo hace unas semanas ni tampoco dentro de dos meses. Se trata de ahora, con mi situación, qué quiero.

Un vez que sabemos el qué, ya tenemos el paso más complicado, se trata de implementar  el cómo: una estrategia probada.

Ayuda mucho el rodearte y preguntar a personas que vayan varios pasos por delante de tí acerca del cómo. Además, el apoyo en momentos de inseguridad es fundamental. Puedes escribirme, preguntarme acerca de algún paso,… Voy a estar -como siempre- encantadísima de leerte.

Pero… hay un elemento, que no estamos teniendo en cuenta y es fundamental para que esto funcione de forma excelente y que se mantenga en el tiempo.

Las emociones están estrechamente vinculadas a las necesidades.

Respecto a las necesidades, sabemos que todas son legítimas y es saludable y absolutamente necesario satisfacerlas y cubrirlas.

Hay dos tipos de necesidades/emociones:

– las actuales y

– las viejas.

las necesidades antiguas, sobre todo si no fueron satisfechas conforme necesitábamos,  se actualizan cuando sentimos, cuando experimentamos una emoción vinculada a esa necesidad.

Por ejemplo,

1) En la actualidad, el aburrimiento… Me hace acordarme o me despierta necesidad que tuve de atención, de sentirme importante, de que jugaran conmigo,… 

2) En la actualidad, cuando me aburro, cubro mi emoción actual y mi necesidad vieja.

3) ¿Con qué tapón?

Sí, así de sencillo. Todo el tiempo estaba ahí pasando desapercibido.

Por otro lado,

Además de conocer nuestras necesidades (actuales y las viejas) y cómo las cubrimos y satisfacemos, tenemos que tener en cuenta que el mapa no es el territorio

¿Qué quiere decir esto del mapa y el territorio?

Me refiero a que seamos conscientes de que cada uno de nosotros vemos un mapa pero el territorio sólo se ve a vista de pájaro.

Con esto, a donde quiero llegar es a que cultivemos  la curiosidad. La curiosidad por conocer a los otros porque además es en contacto y a través de ellos que nos vamos a conocer a nosotros mismos.

Por eso es tan bonito viajar, conocer otras culturas,… Es una fantástica manera de abrir nuestra mente y conocernos a nosotros mismos.

El mapa está compuesto por nuestras necesidades, valores, reglas, creencias, vivencias, experiencias propias y las de nuestra familia de origen, colegio,…

Aquí va la segunda clave:

Ser consciente que nuestro mapa es un mapa ni más ni menos ni menos ni más. Por muy real que nos parezca, no es verdad, lo hemos fabricado nosotros.

La tercera clave:

Hay en ese mapa inconsciente una idea que te ha estado acompañando toda tu vida y está contigo siempre. Se trata de una frase.

Esta frase primaria, esa idea que tienes a fuego en tu memoria en todo tu cuerpo dirige sin tú darte apenas cuenta tu enfoque, la historias que te cuentas… tus emociones, tu forma de ver, de comprender lo que te rodea, de darle un significado.

Si la averiguas, le das luz y la haces consciente podrás intuir el territorio. 

La verdad es invisible a los ojos”, Antoine de Saint-Exupéry

 Y, por eso, si tú cambias, todo cambia.

Por eso, la felicidad está en tus manos, aunque no seamos capaces de verla. Está ahí todo el tiempo para tí.

“Sólo con el corazón … ¿Te atreves? Está aquí mismo, te lo prometo.

Si te ha gustado mucho,  dale un “like” a la publicación y comparte con quien creas que pueda interesarle y aportarle valor.

Recordarte que puedes registrarte en la web para realizar comentarios, acceder a contenido adicional, promociones y estar al tanto de todas las novedades.

Un saludo,

Que crees un bonito día.

 

Dejar un comentario

Conectado como psicologiaraquelparra. ¿Quieres salir?

Dejar un comentario

Ir arriba